hay posts más recientes

viernes, 31 de agosto de 2012

pueblos remotos sin electricidad en el norte de laos: luang namtha

os seguimos contando las aventuras por el maravilloso país de laos, una de las joyas del sudeste asiático. hasta ahora os hemos contado cómo cientos de budas se esconden en cuevas al lado del río mekong, o cómo la naturaleza hace de las suyas en cascadas que parecen no terminar nunca. todo aquello es por la zona de luang prabang, que aunque no lo parezca es la más turística de laos.

ahora vamos a la aventura de verdad.

en la aventura de verdad no hay carreteras, hay caminos; no hay cemento, hay caña, madera y bambú; no hay electricidad, hay oscuridad; y no hay turistas, hay aventureros. es el norte de laos, especialmente la zona de luang namtha y la reserva de la biosfera que hay por allí. y está llena de pueblecitos anclados en el tiempo para los que hay que pasar por escenarios como estos para poder llegar (ojo, que también hay que esquivar a miles de sanguijuelas que saltan a tus piernas!!)

un guía local se hace casi imprescindible, ya que quizá no sea lo más recomendable perderse por montañas en las que abunda el cultivo de opio y viven etnias rivales que marcan sus zonas monumentos extraños y casi invisibles para un foráneo. la recompensa vale muchísimo la pena, ya que tras el trayecto de horas se llega a pueblos que alguien se olvidó de colocar en un mapa, en enclaves por los que en el "primer mundo" se pagarían millones....

pero no os creáis que el comercio no ha llegado a estos sitios. claro que lo ha hecho, y como prueba tenéis a la tienda del pueblo, totalmente integrada en la arquitectura local.

en estos pueblos las personas cohabitan en total armonía con los animales: cerdos, perros, gallinas, gatos....tanto que los cerdos tienen sus agujeros debajo de las casas de los habitantes del poblado! pero además, los animales cohabitan en total armonía los unos con los otros, y se pueden ver escenas de gallinas limpiando cerdos, por ejemplo.

pero, como casi siempre en este tipo de sitios, lo mejor es la gente. gente real, natural, con miradas sinceras y con sonrisas sentidas que regalan a los extraños que tienen las agallas de llegar hasta allí y dormir con ellos en su poblado. gente que tiene poco o nada, pero que no necesita nada más para ser feliz...o por lo menos parecerlo. gente que, sin iphone o ipod, incluso sin electricidad, sonríe a la vida...

...y esta falta de tecnología, que uno se pregunta a veces hasta qué punto es necesaria, hace que el ingenio se desarrolle y los locales se entretengan de las formas más variopintas posibles: desde navegando barcos hechos de troncos de bambú, hasta con juegos acrobáticos con pelotas de lana...

0 comments:

Publicar un comentario en la entrada