hay posts más recientes

martes, 27 de septiembre de 2011

de vuelta a las casas patrimonio de la humanidad de shirakawa-go

hace unos meses os contábamos la excursión a la que me llevó fernán en el precioso pueblo de shirakawa-go. si echáis un vistazo a ese post veréis que reinan los colores de otoño, los rojos, naranjas, ocres que invaden japón a partir de octubre. bueno, pues hace poco tuvimos la oportunidad de volver allí...pero esta vez los tonos de otoño apenas se podían adivinar, reinaban las combinaciones más inverosímiles de infinidad de gamas de verdes.


el otoño es bonito en shirakawa-go, sí, pero el final del verano no se queda corto tampoco. yo no estoy segura, pero según fernán la clave para disfrutar de este enclave al máximo es dormir allí y levantarse con las primeras luces del día, antes de que lleguen las hordas de autobuses y turistas. a pesar de la pereza y de las legañas, os tengo que confesar que al final me gustó la idea porque ver el sol filtrarse a través de la montaña rasgando las brumas e ir despertando poco a poco las diferentes partes del pueblo es una forma genial de recibir al día con una buena sonrisa :)
[haz click para ver una panorámica desde el mirador]

y según el sol va ascendiendo en el cielo, la vida empieza a volver al pueblo. la somnolescencia desaparece y las rutinas vuelven poco a poco a tomar las riendas. a fin de cuentas, no es más que un pueblo perdido en las montañas, donde los ancianos cultivan sus campos, el agua no deja de correr por las calles, y por fin se encuentra esa sensación del japón más auténtico, el menos falseado por la modernidad consumista de tokyo...

 

así que un día en shirakawa-go también tiene varias estaciones, como ya os contábamos en otros posts. no sé si son cuatro o cuántas son en este caso, pero el caso es que se pueden apreciar...aunque aquí no haya toriis que van mutando a lo largo del día, simplemente el seguir los juegos de la luz puede ser un auténtico entretenimiento....

1 comments:

Valentina Gilbert dijo...

Es precioso... qué pena no haberlo visto cuando estuve allí

Publicar un comentario en la entrada